Páginas

miércoles, 1 de diciembre de 2010

CARLOS UTRILLA EN LA MARATON DE FLORENCIA

Volvemos a tener noticias de nuestro atleta mas internacional Carlos Utrilla "Carlivo", esta vez por tierras Italianas, en Florencia a completado la 5ª Maraton del año con un registro de 3h 23m pasados por agua.
Desde aquí mandarle nuestras felicitaciones de esta gran familia que es el CAC! Enhorabuena campeón!.
Os dejo una crónica con lo vivido por Carlos en esta carrera.

Tras correr Berlín, dos meses después volvía a repetir suerte en la prueba que más me gusta, la maratón. Entre una y otra, un fin de semana "de descanso" y 7 carreras más de todas las distancias y terrenos (en montaña y asfalto). Dejé la capital alemana tras haberme llovido los 42,195 kms y el día de la carrera la ciudad italiana me recibió... lloviendo. Y así se tiró toda la carrera: a veces llovía, a veces diluviaba.

Había llegado el jueves por la noche a Florencia, con lo que el Viernes me dio tiempo a patear sin descanso la bellísima ciudad. Entre otras cosas, subí y bajé (no hay ascensor) los más de 450 escalones de la torre de la catedral y los más de 400 que llevan a la Cúpula de la misma. Así que el sábado por la mañana lo primero que noté tras levantarme fue... ¡que tenía agujetas! A pesar de ello dimos un buen paseo por la mañana, bajo un fantástico sol, y por la tarde ya tocó descansar.

El domingo amaneció lloviendo y con frío. Por "recomendación" de David Capa (mi compañero en esta nueva aventura y que venía de correr 21 días antes en Nueva York), dejamos pronto la bolsa en el guardarropa y nos quedamos ya en tirantes (de los pocos, la gente es más lista que nosotros). Entramos en nuestro cajón a las 8:40 y bajo la lluvia y tiritando allí nos quedamos sin movernos hasta las ¡¡9:20!!, hora en la que se da el pistoletazo de salida.

A pesar de que el inicio es cuesta abajo y la gente sale disparada, decidimos tomarlo con tranquilidad; mientras, esperamos que los pies se vayan descongelando. Pronto cogemos velocidad crucero y los kilómetros van pasando, hablando entre nosotros y con otros dos corredores de Girona y Mataró. Así, poco a poco y sin dejar la lluvia (que a ratos es fuerte y muy molesta) llegamos a la media maratón, que pasamos en 1h43', ritmo algo más vivo del que habíamos hablado dada la "mucha tralla" que han recibido este año nuestras piernas.

Como en cualquier maratón, es ahora cuando empieza la carrera. Intento mantener el ritmo en los kms que van del 21 al 30 para no pasarlo mal al final, pero noto que voy algo más rapido. El circuito, la verdad, es que es bastante llano; tan sólo tres o cuatro cuestas suaves y, lo peor, los diferentes puentes, cortos pero inclinados, varios de los cuales se concentran en los kms finales. Para el día que haga sol, un recorrido muy, muy atractivo. Logro no notar el muro y en el km. 34 comenzamos a callejear por el centro de Florencia, pasando por todos los monumentos que caracterizan la ciudad. Aunque llevo las piernas en "perfecto estado", decido no echar el resto; en parte porque tengo miedo de pagar las alegrías en los últimos kilómetros (como en Berlín, donde al final sufría más de lo debido), en parte porque a ese ritmo me da tiempo a disfrutar del recorrido, a pesar de que ya casi no queda asfalto, sino adoquín o baldosa terriblemente molesta para la pisada. No todos los días corre uno por un escenario así.

Finalmente, y adelantando a muchísima gente en la recta final, me planto en meta muy entero haciendo 3h23' y bajando 3 minutos respecto a la primera parte del recorrido. He completado mi 18ª maratón, la 5ª del año. Ahora, a hacer alguna carrerita más antes de final de año y a pensar en cuándo y dónde será el próximo maratón. Creo que me lo tomaré con más tranquilidad, aunque la idea de Nápoles a finales de Enero me ronda la cabeza. Por otra parte, he pensado que si lograra hacer 5 carreras en Diciembre, terminaría 2010 corriendo 36 carreras a mis 36 años. Mientras lo pienso, este domingo Subida a la ermita de Sant Pau (10 kms) en Vilafranca de Penedés.

Un saludo

No hay comentarios:

Publicar un comentario