Páginas

viernes, 5 de agosto de 2011

CARLOS UTRILLA EN MARATON ALPINO GALARLEIZ

Desde mi operación me había enfrentado a diversas carreras, de montaña y de asfalto, pero este fin de semana afronté el reto definitivo que pudiera mostrar mi recuperación. La elección, altamente recomendable por su belleza y grandeza, aunque no tanto por su dureza: el Maratón Alpino Galarleiz, el más antiguo de España, que iba a representar mi primer maratón de montaña y el 20 en total.


Se trata de una prueba que se puede hacer en 3 modalidades: marcha no competitiva, carreras pedestre (la que hice) y BTT y que en mi modalidad presentaba este año más de 4.600 mts de desnivel acumulado. La carrera comienza en una aldea llamada San Pelayo (Burgos) y termina en la localidad de Zalla (Vizcaya), a unos 30 kms de Bilbao. Tras dos kms iniciales llanos (prácticamente los únicos) se tienen que subir 12 cimas de diferente longitud (de 6 kms a 600 mts) con un denominador común: fuertes desniveles que culminan en el ya famoso para cualquier corredor de montaña "prado de Martintxu", que en el km 38 te machaca con un desnivel medio del 31%.

Entre la salida y la meta, nos encontramos de todo, que es lo que caracteriza este tipo de carreras: cimas con fuerte viento, otras con niebla y otras con sol; descensos peligrosos al lado de precipicios y otras bajadas técnicas casi imposibles de hacer sin caerse (hasta una de un ¡42%!); paso por un bosque con zonas de piedras que con la lluvia se convertía en una trampa; zonas llenas de barro, etc. la verdad es que a quien nos gusta este tipo de pruebas es un placer poder correrlas, aunque requieran un tono físico bastante elevado.


Desde un punto de vista personal, la carrera salió fantástica dentro del nivel que puedo ofrecer; y mucho más si miro atrás y veo lo ocurrido este año. Me marchaba de mucha gente en las subidas, pues tengo mucha resistencia para hacerlas corriendo. De hecho, sólo tuve que andar en la última cima. Esto, en montaña no es muy común; la gente sube muchos tramos andando y fuerza en las bajadas, donde predomina la técnica (incluso los ganadores llegan a andar). Lo que es bajar, ya bajo peor, por miedo a caer y lesionarme.

La media maratón la pasé mucho mejor de lo esperado, en algo menos de 2h30'. A pesar del cansancio acumulado, en la segunda parte del recorrido logré mantener un buen ritmo en los ascensos para las circunstancias, hacer unos correctos avituallamientos (claves para estas pruebas), salvar los descensos técnicos y presentarme en meta bastante entero en 4h52' y dando gracias mentalmente a todos aquellos que me han ayudado en momentos tan duros.

crónica de Carlos Utrilla

Desde el CAC nos alegramos de ver tu buena recuperación, deseamos que todo siga así de bien  y seguir compartiendo tus logros, enhorabuena!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario