Páginas

viernes, 5 de julio de 2013

IV GRAN TRAIL PEÑALARA

El atleta del C A Criptana Carlos Utrilla Utrilla conseguía el pasado fin de semana un gran resultado en esta dura prueba de montaña, de la que os dejo a continuación su crónica. Enhorabuena Carlos.



El sábado pasado afrontaba el Gran Trail de Peñalara en su versión de 60 kms, carrera que tiene lugar entre las localidades de Rascafría y Navacerrada, en un recorrido que se extiende entre las provincias de Madrid y Segovia y con subida a los Puertos de Reventón, Peñalara, Fuenfría y Navacerrada. Prueba preciosa pero de gran dureza, ya que a sus 60 kms se une un desnivel acumulado de unos 5.500 metros. Es decir, debes salvar subiendo un desnivel de unos 2.750 metros y bajar los mismos. 



Salíamos a las 8 de la mañana de Rascafría (1.200 metros de altitud) y tras un par de kms para calentar las piernas, iniciábamos la primera subida del día, por senda y pista, hasta el Reventón. Una vez allí, tocaba recorrer la cuerda serrana antes de afrontar el ascenso a Peñalara. Es la parte más técnica de la carrera, a veces trepando entre rocas graníticas y cruzando algún nevero. Impagables, eso sí, las vistas desde allí (2.429 metros de altitud). Aquí se inicia un largo descenso de casi 11 kms hasta la localidad de la Granja (km 29), primero entre rocas, luego entre senderos de piedra suelta y finalmente por terreno "más estable". 

La segunda parte de la carrera sale de La Granja para llegar, primero, hasta la Casa de la Pesca. Son 11 kms de

subida cómoda por un parque, entre árboles junto al río Eresma, donde la gente está jugando, paseando, bañándose y que te anima al pasar. Después, entre el 40 y el 45 comienza el infierno. 5 kms de dura subida por especie de cortafuegos que no te dan ningún respiro. Aquí creo que ya  ha dado el cuerpo todo lo que podía dar de sí y temo haber entrado en grave crisis. Sin embargo, una vez coronada Fuenfría, este empieza a responder. Viene una zona de toboganes que nos lleva hasta la estación de esquí de Navacerrada y que puedo hacerla nuevamente a buen ritmo. Al menos un buen ritmo para las 6 horas que llevamos de carrera y los cerca de 30º que nos asolan. 

En el avituallamiento de Navacerrada (la prueba era en semi-autosuficiencia con 4 avituallamientos durante el recorrido), comprendo que ya lo tengo al alcance de la mano. Queda una pequeña pero dura subida de un kilómetro y luego bajar hasta la meta. El descenso, y ya con fatiga acumulada y reflejos más que cansados, se hace duro los primeros 3 kilómetros, que transcurren por un pedregal y zona de roca deslizante. Luego, ya en pista forestal, los últimos 5 kilómetros son para disfrutar... todo lo que se pueda disfrutar tras 55 kms. Finalmente, llego a meta en un tiempo excelente para mis posibilidades, 7h42' y en una impensable 14ª posición (450 personas en salida) que me ha hecho colarme entre los habituales y destacados corredores de montaña. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario